Hunt the Assassin

aeon :: Offline :: Trash Can :: Hanner

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hunt the Assassin

Mensaje por Judge Arbiter Saganiel el Dom Jun 23, 2013 7:32 pm

Hunt the Assassin
Guarida del Gremio


Una hora, treinta y dos minutos con doce segundos. El tiempo no tiene mucho significado aquí en Aeon, sin embargo, comenzaba a sentir como las ideas fluían por mi cabeza cada vez que viajaba de un lugar a otro, buscando sin objetivo aparente señales de ... ¿Precisamente de qué? la pregunta ideal, pensé. Cada día los pensamientos adquirían formas distintas, y es por ello que mi existencia perdura la misma: con los mismos objetivos, con los mismos ideales, con el mismo ambiente. Aeon, un lugar donde hace una hora, treinta y dos minutos con doce segundos me encontraba preparando mi siguiente jugada. El tiempo, como ya lo dije, no es lo fundamental, pero comienza a adquirir cierta matiz de significado.

Estos típicos pensamientos suelen invadirme cada vez que me encuentro entre ciertos lapsos de apacible viaje o descanso. Pero no detienen mi actuar, después de todo, soy un programa más del sistema; y una nueva misión me espera. EVE, ese ser tan enigmático, había propuesto una misión más como parte del sistema para entretener a los jugadores. Y es parte de mi programación el acudir ante dicho llamado -como NPC- y auxiliar a quienes pueda. Esta vez habría que capturar a un asesino de la región montañosa conocida como Hanner. Acepté, junto a un colega jugador, el conquistar dicho mal. Y como ya lo pensé, hace un buen rato que viajo entre las elevaciones de roca para encontrarme con Bhaal y planear nuestra infiltración. ¿Será posible adentrarse sin ser detectados o habría que hacer caso notable a la fuerza bruta? solo el tiempo -este tiempo- lo dirá.

-Que calor hace por estos rumbos... -me dije a mi mismo mientras contemplaba los ríos de lava transcurrir entre los canales de carbón y posible ceniza petrificada. Una bella vista, a pesar de ser solo un mundo virtual. ¿Bhaal habrá visto algo similar en su mundo real? Mejor evito esa pregunta, no es recomendable que un programa interponga su codificación ante sus posibles tomas de consciencia repentina.

-Me limito a esperar y planear -opto por ello como mi única alternativa, por el momento claro.


Última edición por Judge Arbiter Saganiel el Lun Jul 08, 2013 2:51 am, editado 2 veces
avatar
Judge Arbiter Saganiel
Program
Program

Mensajes : 87

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2035/2950  (2035/2950)

Ver perfil de usuario http://edelweiss.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Invitado el Dom Jun 23, 2013 8:07 pm

Aunque realmente su empatía era prácticamente nula, en momentos como aquellos agradecía ampliamente no ser como otros programas... y poder pasar desapercibido incluso ante otros como él de mayor estatus como EVE. Aquella "mujer" lo aterraba, pero por suerte su camuflaje era demasiado bueno y parecía demasiado un player... al menos así lo había planeado para aquella ocasión. La situación se planteaba demasiado interesante como para dejarla pasar por cobardía, así que Bhaal había arriesgado... y en principio parecía que ganaría, puesto que dudaba que el asesino de aquel gremio fuese un gran reto... teniendo en cuenta que él mismo era uno de los asesinos más buscados de todo Aeon. Habría que ver qué clase de trucos podría utilizar aquel tipo para sorprenderle...

Todo fuese por hacerse más fuerte... aunque llevaba pululando por Aeon ya varios meses y había alcanzado una alta fama, lo cierto es que había ido a por adversarios de nivel demasiado bajo como para que aumentasen su poder, así que tenía que dejar de dormir en los laureles de una vez. Aquella sería la ocasión perfecta... por no hablar de que conocería por fin a aquel tipo del que tanto se hablaba, el "Judge Arbiter" Saganiel... qué nombre tan ridículo, realmente aquel tipo se creía el gran exterminador de virus del sistema.
La sonrisa de Bhaal se extendió por su rostro mientras saltaba ágilmente entre las escarpadas montañas cada vez más oscurecidas por el azufre y la ceniza, sin embargo supo controlarse; en aquella misión necesitaría tener discrección... después de todo era un player cualquiera~

Dando varias zancadas rápidas más, Bhaal saltó desde lo alto de la última cresta de piedra volcánica, sin necesidad de ver el destello de cabellos rubios sabiendo de antemano lo que se encontraría al caer.
Aterrizó flexionando las piernas con una elegancia felina frente al Templar, irguiéndose seguidamente para recuperar la postura y mirando al hombre con sus inquietantes ojos amarillos...
Su ropa era, aquel día, totalmente normal; unos pantalones cortos de verano, una camiseta blanca con rayas negras de manga corta y unas sandalias... parecía más bien un skater que un assassin, pero en fin...
Esbozó una sonrisa que por primera vez en mucho tiempo no fue absolutamente aterradora, despeinándose a sí mismo un tanto aquellos cabellos negro-azulados.
- Aaah, ¡perdona! ¿Llego tarde? -inquirió, colocando una mano en su cintura de forma casual y relajada- Lo cierto es que he tenido algunos problemas para llegar hasta aquí, jejeje -mintió con total naturalidad, a continuación extendiendo una mano hacia el contrario- Bueno, yo soy Bhaal, encantado de conocerte, Saga-chan~ -iba a ser divertido aquello de emular a un player originario de aquel lugar llamado "Japón". Por supuesto se había informado convenientemente al comprobar las memorias de un player oriundo de allí mientras lo corrompía... era un país con unas costumbres interesantes, sin duda~
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Judge Arbiter Saganiel el Lun Jun 24, 2013 10:32 pm

No estoy seguro del todo, pero la programación de este individuo tiene algo... inusual. ¿Será su forma de expresarse o de actuar? tal vez los pantaloncillos son los que me incomodan para esta misión, pues el sigilo podría ser lo único que nos salve entre la vida y la muerte. Bhaal, un jugador poco usual, para una personalidad... también poco usual. Los juicios ahora no me servirán para mejorar el estatus de la misión, así que correspondo gratamente ante su saludo, pues no muchos usuarios se comportan humanitariamente frente a NPC o programas.

No te preocupes Bhaal, lo que pasa es que yo he llegado más temprano que de costumbre —sonrío y le estrecho la mano firmemente, en sinónimo de paz—. Lo mismo me ha pasado en el camino, pues esta magma seguro que nos quema fuerte jeje.

Me retiro ligeramente de su espacio personal y, mis manos tratando de emular un par de binoculares, focalizan la entrada del calabozo sangriento. A simple vista no tiene defensas extraordinarias, solo un par de zanjas y barreras con clavos, nada anormal en su construcción tampoco —de 4 pisos de altura, ladrillo sólido y múltiples puertas—. Pero si algo he aprendido es que los asesinos no son de fiar. Me volteo nuevamente hacia Bhaal y propongo un plan de acción.

Estoy seguro que tendrá muchos trucos bajo la manga, desde pozos sin fondo hasta balistas envenenadas, inclusive pueden sorprendernos y sacar un az bajo la manga... Tengo un plan, y creo que puede burlarlo. ¿Ves la explanada arenosa de la entrada? Ese será el punto más importante, y te necesito allí —suspiro y continúo—. Si creamos una gran distracción y resistencia como montaje principal, no hay duda alguna de que hasta cierto punto el líder salga o se concentre en tí. Mi papel, mientras tanto, será llegar a su guarida principal con el mayor sigilo posible. Sé que te coloco en una situación peligrosa, pero te prometo que no te dejaré solo por mucho tiempo, ¿de acuerdo?

Una misión extrema requiere de medidas extensas.
avatar
Judge Arbiter Saganiel
Program
Program

Mensajes : 87

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2035/2950  (2035/2950)

Ver perfil de usuario http://edelweiss.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Judge Arbiter Saganiel el Lun Jul 08, 2013 2:51 am

De repente, sin previo aviso, aquel llamado Bhaal desapareció de la faz de Aeon... temporalmente, claro. Era un fenómeno recurrente que solía pasarles de vez en cuando a los jugadores externos: este consistía en que, debido a problemas de conexión diversos, la interfaz principal del usuario se pierde y por lo tanto se produce un log out súbito. Pobres avatares, pensé para mí mismo, pues suelen tener esto como un problema que afecta su avance actual en cualquier escala. Así que decidí esperar unos pocos minutos, a ver si el jugador retornaba al campo de batalla. Una solución común. Y así pasaron los minutos, hasta que noté cierto movimiento dentro de la guarida y mi instinto —de programa, claro, a lo que lo adorno de tal categoría— me orilló a seguir la pista antes que cualquier oportunidad se me escapara de las manos.

Y así, haciendo uso de las leves barricadas elevadas de la entrada, fui avanzando de escudo en escudo, hasta llegar a muchos metros aún de distancia de la entrada principal. Ahí noté, por lo bajo de mi mirada, unos fuertes sonidos metálicos provenir desde lo más recóndito del pasillo oscuro postrado frente a mi. Se asemejaba a que algo estaba siendo arrastrado... ¿Más trampas? sin dudarlo y al haberme asegurado de que nadie me observaba por lo cerca, decidí adentrarme por el pasadizo principal. Noté, en un comienzo, la escases de ventanales de la construcción, solo unos pocos hoyos permitían la entrada de aire y uno que otro rayo de sol. Seguro que este lugar albergaba a alguien que, desesperadamente, necesitaba esconderse de los invasores.

Ahora o nunca —me susurré a mi mismo mientras la primera docena de pasos me indicaba buen camino—. Alerta ante todo...¡AH!

Y así, caí en lo fondo de un falso piso, no muy grande pero si lo suficiente como para que un hombre mayor entrara directamente hacia su muerte.
avatar
Judge Arbiter Saganiel
Program
Program

Mensajes : 87

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2035/2950  (2035/2950)

Ver perfil de usuario http://edelweiss.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Judge Arbiter Saganiel el Jue Jul 11, 2013 5:54 pm

Azoté y el frío suelo de concreto me alertó de una sola verdad: caí en una de las trampas del asesino maestre, y por ende, mi intento de entrar y emboscar sigilosamente había fallado por completo. Poco a poco, ante la frustración, me reincorporé para analizar el siguiente paso del plan opcional.

Ahora que sabe que estoy aquí, no dudará en huir lo más antes posible de la fortaleza —deduje al instante de que noté la profundidad del hoyo y el tiempo que me tomaría salir de él—. Pero también cabe la posibilidad de que esté lo suficientemente confiado en sus habilidades y de sus trampas como para permitirse permanecer en la sala principal.

Es cierto. era muy común ver a ladrones y asesinos lo bastante orgullosos de sus habilidades innatas como para realizar actos irracionales. Una vez vi como en un duelo entre un ninja y un pistolero, el primero se quedó vociferando sobre sus aptitudes en el arte de los hilos mientras el pistolero avanzaba lentamente hacia su posición, con un arma desenfundada. El ninja no se molestó en evadir el disparo, e inmediatamente le dio la espalda solo para retirarse del evento. La arrogancia del poder es esta. Y en este caso en específico, no habría razón alguna como para sospechar de que sucediese lo contrario. Pero falta hacer algo, y evitar así que huya.

¡Oye! ¡Sé que está por ahí, a la espera! —grité con todas mis fuerzas, sin darle importancia ya a la precaución de la misión, o siquiera a mi propia seguridad. Era todo o nada en este gran plan—. ¡¿Crees que un pozo es suficiente?! ¡Tendrás que demostrar que eres mejor que esto!.

La provocación es una herramienta fundamental al tratar con clases de personalidad de este tipo. Su arrogancia y confianza en sí mismo no le evitará tener que demostrar —como ya lo mencioné tentativamente—que es mejor que sus propios captores. La lucha de poder, la dominancia del uno sobre el otro es parte de la naturaleza del hombre, o en este caso, de la programación misma de Aeon. Y ante ello, hay que hacerle un buen uso.

... Aquí vamos —recité mientras con mi larga espada improvisé un pico; con el cual poco a poco fue escalando y apoyándome de los estrechos muros de mi celda sin fondo aparente. A los pocos segundos ya había alcanzado la cima una vez más. Y me topé, claro, con una nueva prueba de dominancia: una enorme piedra de 5 metros de diametro, cubierta de alquitrán y fuego, giraba a lo largo del pasillo que guiaba hacia el centro de la sala, solo que para mi mala suerte esta artimaña se encaminaba hacia mi a paso veloz y seguro.

Pensé en regresar al pozo, pero el peligro era el mismo, pues existía la posibilidad de que la sustancia negra en combustión se escurriera por entre la superficie de la roca y quemara toda mi piel. Tampoco podía regresar a la entrada, pues no quedaba el suficiente margen de error como para evitar el golpe. Solo tenía una opción: recibir el impacto directo...

Zanshin —mentalicé cuando presentí la roca a un metro de distancia. Desenfundé rápidamente mi espada y la tomé de frente, con la punta como una lanza y firme como una rama de roble. Al poco instante sentí como la inmensa roca chocó con el filo, y ahí decidí comenzar a analizar el contraataque.

El instrumento de muerte —la roca— pesaba alrededor de media tonelada, estaba hecha de piedra pura seguramente obtenida de alguna de las montañas de la región, y sus llamas ardían al igual que el petroleo de las ciudades con fábricas. Su velocidad de 40 kilómetros por hora se correlacionaba perfectamente con su peso, convirtiéndola en el arma definitiva dentro de un tunel sin escape. Pero... no siempre el monstruo más grande es el más difícil. Solo es cuestión de saber donde atacar, entender el punto del débil de la criatura y el por qué de ello. Una antigua técnica de pelea dicta que se debe utilizar el peso del enemigo en su contra, y es lo que planeo hacer.

Mi defensa absoluta ya estructuraba por su cuenta: mi filo poco a poco retrocedía, pero al sentir la superficie áspera de la roca pude sensibilizar un punto central, el eje de rotación y quizás más vulnerable del instrumento. Poco a poco —cuando en realidad todo marchaba en cuestión de segundos— invertí aquella velocidad innata de la piedra y pude notar que por un segundo se destuvo por completo, cuando en realidad era mi espada la que no se inmovilizaba y ahora reciclaba el impacto gravitacional de vuelta a su origen.

Y así, de un solo golpe perforador, Claimh Solais penetró hasta el centro de la esfera llameante, solo para destruirla en múltiples pedazos. Claro, la victoria no fue segura ni un cien por ciento a salvo, pues restos de llamaradas impregnaron mi ropa y carne. El daño fue recibido pero no fue absoluto.

Hahahahaha, parece ser que tienes más agallas y fuerzas de lo que subestimé —una voz resonó de entre los ladrillos de las paredes—. ¡Cuando gustes alcanzarme serás bien recibido por mi guardia personalizada!

Una invitación impersonal por parte del líder de la fortaleza me fue encomendada, y no podía evitar el no asistir a su encuentro.
avatar
Judge Arbiter Saganiel
Program
Program

Mensajes : 87

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2035/2950  (2035/2950)

Ver perfil de usuario http://edelweiss.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Judge Arbiter Saganiel el Vie Jul 19, 2013 6:18 pm

Su invitación ya aseguraba, en parte, el éxito de la misión: él no se había escapado de la fortaleza, se vanagloriaba de sus esfuerzos constantes por mantenerse a raya de los demás cazadores y así lo atraé en cierto grado psicológico. Ahora solo quedaba evadir unas cuantas más de sus artimañas para llegar a la sala del trono, por así decir. Me sacudí un poco las leves quemaduras que aquella bola llameante me había provocado y revisé eficazmente mis signos vitales —típicamente llamados HP en este mundo de Aeon— para ver si no hacía falta tomar poses defensivas prioritariamente frente a los futuros ataques. Por el timing que tuve al contraatacar pude evitar así un daño mayor al 25% de mi HP total. Solo decreció mi vitalidad total en un 10%; dentro del rango esperado. Sabiendo esto, opté por continuar el duro viaje.

Caminé por unos cuantos minutos, a la espera de volver a caer en un pozo, pero no solo de ello: ciertas paredes tenían un par de docenas de agujeros de 1 centímetro de diámetro, de los cuáles posiblemente saldrían flechas venenosas o ácidas si un ladrillo del camino era pisado incorrectamente. Si uno observaba bien, no era difícil notar la ligera elevación que tenía una loceta en comparación de las demás del sendero. Obvio, pero no tanto para los que se precipitan en encarar al "solitario" ladrón.

Otras de las trampas con las que me fui topando en el viaje fueron explosivos. Su sistema realmente funciona de manera simple, pues una cuerda bastante fina atada a una mezcla cercana —pero oculta— produce que se comience la ignición de una explosión lo suficientemente fuerte como para dejar gravemente herido a un personaje de Aeon. ¿Cómo lo evadía? Fácil, solo era cuestión de trotar a toda velocidad en cuanto una ligera presión era sentida en los tobillos. La cuerda se camuflajeaba tan armoniosamente con el medio que me fue casi imposible notarla entre la presión de encontrar el rey ladrón y las demás trampas.

En general así fue el transcurso del resto de la misión; entre ir observando los alrededores de los estrechos túneles interiores en búsqueda de trampas diversas y ocasionalmente escuchar los intentos de enfurecimiento por parte del asesino de la fortaleza. Realmente se enorgullecía de su labor a lo largo de su arduo trabajo por todo el castillo, pues solía repetir innumerable veces que "ningún jugador ha llegado tan lejos como para encararlo", que "mis subordinados se fueron de aquel lugar porque no podían estar un minuto transitando por los túneles sin ser atacados por sus propias artimañas", y "que hace mucho que no prueba sus nuevas maquinaciones contra otro ser vivo". Comentarios de este tipo solo denotan su posible debilidad dentro de un combate cuerpo a cuerpo, además de su desconsideración hacia sus propios subordinados, pensé.

Y al final del quincuagésimo tunel sin aparente fondo, visualicé lo que parecía un leve destello tintineante rojizo. ¿Velas o candelabros? No m importó en lo absoluto cuál fuese el orígen de aquel destello, mientras me orientara hacia el final de mi objetivo, con eso era suficiente como para ir corriendo tras este fulgor.

... (¡Ahí debe ser!)

Una amplia habitación, muy diferente a las pocas con las que se había topado a lo largo del viaje, se manifestó como por arte de magia. Era grande, con poca iluminación pero unos enormes ventanales permitían la entrada de potentes rayos de sol en ciertas zonas del lugar; una alfombra roja —posiblemente robada— adornaba el sucio suelo tapado de grandes trozos de la misma fortaleza y un gran trono se postraba hasta el fondo del lugar.

Extraño... ¿Dónde estará? —me cuestioné al mucitar cuando noté que el enemigo asesino no se encontraba en el lugar más obvio—.

Hahahaha, ¿creíste que sobreviví todo este tiempo gracias al combate directo con mis enemigos? —gritó triunfante la voz de aquel engreído asesino que anteriormente había intentado aplastarme con la roca en llamas—. Kunai Storm.

Desde el techo, como si fuese granizo negro, un millar de kunais —aproximadamente, si es posible que hayan sido más— salen despedidos en dirección mía, mientras veo como esta táctica podría ser la que le dio muerte a miles de jugadores anteriores a mi. Rápidamente saco mi espada y recito.

Seiken: Zantetsu —reaccioné con un sablazo veloz y curvilineo en dirección de un "invisible" asesino en espera desde el techo; el efecto subsecuente de mi técnica logra despedir ligeros cortes invisibles que me permiten evadir la otra docena de metales afilados que violentamente iban contra mi. Unos cuantos kunais rebotan y se clavan en distintas partes de la cancha de combate. Así es como mi atacante sale de su refugio de las sombras.

Bravo paladin —aplaudio con descaro y riéndose, como si hubiese superado alguna prueba suya—. ¿Qué harás ante mi prisión de acero?

Reaccioné lento y me vi rodeado en cuestión de segundos de cuatro pilares de madera, los cuales tenían clavados cada uno tres grandes cuchillas afiladas de viejas guadañas. Vinieron desde el noreste, noroeste, sureste y suroeste; en pocas palabras, conformaron literalmente mi prisión mortal de todos los ángulos posibles. Y ahí, me quedé altamente dañado por el mortífero ataque, tratando de pensar en la siguiente estrategia mientras el asesino se acercaba lentamente con una daga envenenada en la mano...
avatar
Judge Arbiter Saganiel
Program
Program

Mensajes : 87

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2035/2950  (2035/2950)

Ver perfil de usuario http://edelweiss.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Judge Arbiter Saganiel el Dom Jul 21, 2013 4:47 pm

... Eres parte de la programación de esta misión, y aún así cometes errores instintivos de jugador —mencioné por lo bajo del silencio que se había formado alrededor de mi cuerpo—. Es lógico pensar que es algo normal pues la misión incluye derrotarte.

El rey asesino se quedó pasmado y de frente a los cuatro pilares de acero. ¿Cómo era posible que la perforación de cuatro, no, seis guadañas no hayan podido acabar con la vida de este templario? con cierto miedo en sus ojos se acerca poco a poco hacia la supuesta tumba de su perseguidor, solo para toparse con la razón de su perdición: mi espada, desenvainada, había hecho palanca con dos de los pilares, por lo que se descartaban ambos como la supuetsa causa de "muerte"; los otros dos filos se habían atorado con sus hermanas, siendo así un inolvidable fuente de invulnerabilidad temporal. Solo quedaba liberarme de ellas. Y así fue. Con un corte circular —girando sobre mi propio eje de rotación— pude desarmar a las maquinaciones del asesino. Su mirada era diferente. El miedo se sentía en la cancha.

¡NO ES POSIBLE QUE ME VAYAS A MATAR EN ESTE MOMENTO! ¡MAHABHARATA OF THE ABYSS!

En su desesperación acudió a su defensa final; aunque más que defensa se trataba de su último recurso de venganza. Con lo que parecía un posible detonador de corta distancia, logra accionar una secuencia constante de explosiones y derrumbes que atentan contra la seguridad y existencia de ambos. Veo torrentes de tierra vieja que funcionaban como el suelo de los calabozos cubrirme con una estela marrón, observo como el mismo asesino es aplastado por su montón de riquezas apiladas en el tejado superior, y evado con cautela los sin fines de arbustos de fuego que impactan constantemente contra mis hombros. De por sí las heridas de la trampa anterior me habían dañado, esto termina de agotar mis reservas de vitalidad... o eso pensaba.

Rápidamente, mientras me alejo de la destrucción en sentido opuesto a la entrada, el ruido se hace menos, el calor desaparece y junto a mi lugar de aterrizaje —un pequeño oasis de arena volcánica libre de magma candente— aparece el asesino, inconsciente... y muerto. Volteo a mis espaldas y el anterior refugio del gremio quedó desecho. Lo que antes se pude apreciar como una bien construida mazmorra ahora presentaba a los viajeros un sitio de campaña o premio para los saqueadores de tumbas. Me acerco, cogeando de la pierna derecha, a la razón de la misión y trato de localizar sus signos vitales. Ninguno. Su muerte es auténtica.

Al final, no se necesitó de alguien para matarlo. Él mismo terminaría siendo su perdición. —recité mientras me levanté de mi aposento. Enterré el cadáver en el propio oasis y descansé por lo mientras que daba sentido a la situación—.

Murió, por su incapacidad de adaptarse a los demás. su gremio lo había abandonado y en su afán de búsqueda personal se aisló del mundo. Ni sus habilidades ni experiencia en diversas gamas le salvó de su propio miedo a la verdad.

¿Acaso este destino me espera? —concluí así al dirigirme al transportador más cercano. Después de todo, en mi búsqueda personal por encontrar mis orígenes podría abandonar a las personas que he conocido o que tratan de apoyarme. Y cuando encuentre la respuesta podría no ser la que buscaba, ergo, seré destruido bajo la propia ingenuidad.

Esta misión no terminó como lo esperaba, pero es bueno lo diferente, pues te encasilla en situaciones que te propondrán diversos resultados. ¿Cómo reaccionará uno? solo el tiempo lo dirá.
avatar
Judge Arbiter Saganiel
Program
Program

Mensajes : 87

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2035/2950  (2035/2950)

Ver perfil de usuario http://edelweiss.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunt the Assassin

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

aeon :: Offline :: Trash Can :: Hanner

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.