Soul of researcher

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Soul of researcher

Mensaje por Invitado el Lun Jul 22, 2013 12:58 am

Era otro día perfecto; el buen humor de la peliazul era indiscutible hasta el punto en que sus acompañantes felinas se vieron contagiadas por su sonrisa. No había una razón exacta para que estuviese tan relajada y feliz, pero así fue desde el comienzo del día y parecía que se iba a mantener durante un buen rato. Así que, dentro de la coherencia que se permitía en los momentos de euforia, decidió que era importante aprovecharlo. Por ello cargó con todo lo que consideraba necesario para un viaje no muy largo, más un montón de tonterías que solo servirían para consentir a las gatitas. Se aseguró de que tenía todos los elementos para tomar notas de manera correcta, además de elementos que esperaba que le sirviesen para persuadir a criaturas pequeñas. Así decidió como su siguiente destino ‘Eden’.
Aquél lugar la había cautivado desde el primer instante en que puso sus pequeños pies dentro. Recordaba haber entrado por primera vez por mera curiosidad, después de haberse movido en el mismo círculo durante mucho tiempo, fue una de las primeras ‘aventuras’ en las que se embarcó. Así también había conseguido muchos compañeros de entre las criaturas que habitaban el lugar, y solía volver a visitar las tribus de tanto en tanto para prestar su ayuda en forma de agradecimiento. Sin embargo, había pasado mucho tiempo desde la última vez que había entrado para ayudar a una comunidad de hadas diminutas a construir un pequeño castillo que para ellas resultó ser el palacio más grande nunca antes visto. Seguramente habían ocurrido cambios durante su ausencia y estaba allí para anotarlos, quizás llegaba tener suerte y se cruzaba con un ser no identificado. Aunque Eden parecía ser más querido por su flora que por su fauna, la última era digna de alagar de igual manera. De todas formas, Beautje tenía un apartado específico dedicado a las plantas, así como un manual de botánica, pues todo era útil y nunca sabía cuando una planta podía salvar la vida de una de sus criaturas en caso de que enfermase.

Se adentró en una zona de espesa selva; el paisaje se teñía con un tono acaramelado de naranjas y marrones por el sol que apenas estaba despertando en el horizonte. Quedaban esquinas oscuras, mientras otras estaban perfectamente iluminadas. Beautje caminaba despacio, cuidando de no tropezarse con la gran cantidad de ramas y raíces en el suelo. Shirokoi y Hakuai estaban escondidas detrás de su cuello, acurrucadas entre la espesura de su cabello, ambas mirando hacia el frente desde los costados. Cada tanto, Shirokoi soltaba un maullido de sorpresa cuando Beautje buscaba a tropezarse por error.
Había avanzado varios metros, muchos pero sin saber exactamente cuántos, lo suficiente para detenerse a observar una planta que estaba en plena floración. Se agachó, haciendo que ambas gatitas se desplazasen de su escondite hacia la espalda de la joven y de allí Hakuai se bajó al suelo, quedando su hermana tratando de subirse a la cabeza de Bea.

La planta en cuestión era pequeña de tamaño, y sus flores aún estaban parcialmente cerradas. Beautje observaba con curiosidad la extraña forma de las flores, que parecían ser de un tono violáceo, mientras que el talló se veía de un color que oscilaba entre el azul y el negro. Sacó en conclusión en que el tallo en efecto era azul, o de un tono verde muy azulado. Se giró con rapidez, para buscar su cuaderno, sin darse cuenta de que Shirokoi estaba encima de su cabeza (por la costumbre) y haciendo que la gatita acabe por caerse entre un montón de flores aparentemente blancas.
- ¡Shirokoi!- exclamó mientras se estiraba rápidamente a hurgar entre las plantas, que para su desgracia eran tan blancas como la gata. Hakuai rápidamente se subió a la cabeza de su ama, igual de preocupada por su hermana. – Hakuai, cuidado.- Se sacó la gata de la cabeza y la depositó en el suelo, mirándola con reproche mientras seguía tanteando el suelo. Un maullido le ayudó a ubicar a Shiro, que estaba a casi dos metros más adentro del montón de flores. Tuvo que caminar entre las mismas para alcanzar el animalito, con Haku nuevamente pegada a su cuello. La levantó y no pudo hacer otra cosa que suspirar rendida. Se preocupaba mucho por las felinas. Permaneció allí por el momento, a dos metros de donde había dejado su mochila y los papeles junto a la flor extraña.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Isabelle Lannister el Lun Jul 22, 2013 8:31 am

Hacía mucho tiempo que no estaba en EDEN, la última vez que estuvo en ese lugar se trato de una elegante gala donde tenía que asistir para encargarse de robar las joyas preciosas que presumían un grupo de jugadores de alto nivel conocidos por humillar a otros, ese trabajo había salido mas que perfecto, pero había sido meses atrás, ahora no estaba por trabajo, si no por gusto. A pesar de su naturaleza embaucadora, era alguien que disfrutaba de las cosas bellas que había en Aeon, gustaba de tomarse sus ratos libres, para visitar algunos de sus lugares favoritos, el día de hoy, tocaba el visitar ese hermoso lugar. Era como si le recordara a si misma, reconocido por su belleza pero misterioso, capaz de dar sorpresas que a cualquiera tomaría fuera de lugar, quizá el que fuera podría ser considerado como la mezcla perfecta, aunque eso ya sería ser un tanto arrogante, algo que no estaba tanto en su diccionario.

Tenía ya unas cuantas horas en ese lugar, su nave personal a pesar de no ser grande, era rápida y le dejaba llegar a esos lugares sin ser rastreada por los "policías" de Aeon, aquellos que ya tenían una recompensa por su persona. Ahora no iba a luchar, para nada, incluso su vestimenta era bastante relajada constando de un largo vestido blanco, zapatillas del mismo color y su cabello bien atado en una coleta alta, para acompañar aquello, en su brazo cargaba una pequeña canasta en la cual guardaba unos cuantos alimentos, pensaba disfrutar la belleza de tal lugar para tener un picnic, algo sumamente contrario a lo que se podría esperar de una mujer como ella. Contrario a lo que todas las personas "comunes" harían, no se quedo en la parte inicial de EDEN, si no decidió adentrarse un poco mas, se abrió paso entre la vegetación que cada par de metros se hacía mas grande y distinta de como era al comienzo, cual fuera un mundo totalmente nuevo al que estaba entrando, aunque había que ser honesta, era algo que costaba trabajo, incluso lamento no haber cargado con una espada para poderse abrir paso.

Abriendo paso con las manos, moviendo las grandes hojas que cubrían su pasar, escuchó entonces un grito de una distancia cercana, estuvo por un momento intentando identificar bien de adonde había venido y al hacerlo, emprendió el paso en dirección de donde este provenía, moviendo las ramas con los brazos sin bajar el paso que tenía. Llegó a un pequeño lugar en el que las flores predominaban, algo bastante bello y digno de sentarse un momento para poder apreciar todo, aunque ahora no estaba por ver ese lugar, si no por el grito que había escuchado el cual pudo pensar que se trataba de alguien en aprietos, aunque al ya ver bien el entorno pudo ver a una chica de cabello azulado. — ¿Te encuentras bien? — Que podía ser una pirata, pero eso no significaba que se tratara de un ser inhumano que no se preocupa por los demás. Avanzó un poco mas en dirección de la joven, hasta que sus pies toparon con las cosas que parecía ser le pertenecían, deteniendo sus pasos en tal momento, esperando por una reacción por parte de la joven, posando ambos brazos frente a ella dejando que la canasta colgara mientras era sujetada por sus manos.


avatar
Isabelle Lannister
Player
Player

Mensajes : 57

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2945/2950  (2945/2950)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Invitado el Lun Jul 22, 2013 4:24 pm

Estaba dispuesta a moverse de aquél punto, agarrando ambas gatas y acunándolas contra su pecho para garantizar que no volverían a caerse. Le maravillaba cuan blancas eran las flores, incluyendo los tallos, pues de no haber maullado se podría haber tirado el día entero palpando el suelo hasta dar con Shiro, pues a simple vista solo el listón verde se distinguía- y no demasiado, pues con la luz del sol, las tonalidades se veían realmente afectadas. Estaba en pleno proceso de acomodar los cuerpos de las felinas antes de comenzar a moverse nuevamente, no quería dejar solas sus cosas por más que estén en un punto inhóspito y lejano de cualquier camino, cuando escuchó el ruido de alguien acercarse. Se volteó rápidamente junto con la voz que, aparentemente, le hablaba.
Se encontró con otra persona, una dama de porte imponente, que no recordaba haber cruzado antes en otro escenario. Instintivamente se encrespó, mas no podía reaccionar de mala manera en ese momento pues la mujer estaba sencillamente preguntándole sobre su estado. Y, a juzgar por sus ropas, no parecía que ese oasis de flores perdido en la espesura del bosque fuese su primer destino. Suspiro y asintió, moviéndose cuidadosamente entre las flores hacia sus cosas.

- Estoy bien. Solo buscaba a esta pequeña. -  Llegó hasta donde estaba la mujer, al lado de su mochila y la flor extraña. El sol aún no terminaba de subir y los colores seguían viéndose ligeramente distorsionados, pero más claros que unos minutos atrás. Estando a la misma altura que la mujer, inmediatamente se sintió pequeña, después de todo, su altura estaba por debajo de la media, sumándole una contextura menuda y fina. Dudó un segundo, si seguir hablando o qué. Estaba de buen humor, con las mejillas más rosadas que de costumbre y con menos ojeras. Tenía que aprovecharlo, ¿verdad? – Gracias por preocuparte, lamento que hayas tenido que desviarte de tu camino. – Sin duda estaba siendo mil veces más amable, y educada, de lo que solía. Pero también cabía destacar que en medio de la soledad del bosque las reacciones eran totalmente diferentes a las que se podían obtener en una plaza concurrida.

Dejó las gatitas en el piso, quienes saltaron y corrieron a los pies de la mujer, observándola con curiosidad. Bea dudó nuevamente; no sabía que añadir, o si era necesario añadir algo. Se agachó para volver a meter los papeles en su mochila, chequeando que no se hayan roto los frascos que llevaba y que no se hayan metido bichos. Shirokoi y Hakuai siguieron maullando a los pies de la mujer, quizás especialmente atraídas por la canasta que la misma llevaba en el brazo, Beautje las observaba mientras ordenaba su mochila.
Abrió la boca, pensando en murmurar su nombre a modo de presentación, pero volvió a cerrarla considerando que aún no era necesario.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Isabelle Lannister el Lun Jul 22, 2013 7:40 pm

La forma de actuar de la joven le hizo intuir que podría tratarse de una persona reservada o la cual no estaba acostumbrada al trato de otras personas ( algo común de los programas ) y en su defecto, podría tratarse de alguien que no le gusta hablar con desconocidos, de todos modos, ella no tenía ningún problema, estaba buscando relajación, tranquilidad y hacer un problema por el trato que tenía otra persona sería hasta cierto punto inmaduro, algo que no iba en lo absoluto con la personalidad que ella tenía. Ese par de pequeños felinos curiosos fueron algo que le llamó la atención, no había visto a otros como esos a pesar de que ya estaba acostumbrada a todo tipo de criaturas dentro de Aeon y estas eran bastante singulares y llamativas, además que al apreciar bien el rostro de cada uno de los felinos, se le antojo el inclinarse para tomar a ellos entre brazos y no dejarlos ir, aunque si hiciera eso, seguro se ganaría una mala vista de la dueña de estos bellos animales, pero ¿quien la culpaba? estos eran tan monos que era imposible no querer darles cariños.

— Calma, no te preocupes, estaba buscando un lugar donde hacer un pequeño descanso para comer — Elevaba la canasta que cargaba e incluso pudo ver como los felinos seguían con la mirada el modo en que levantaba esto, seguramente esa atención que le daban era por la comida que estaba cargando, algo que el cocinero del Esmeralda se encargo de hacer especialmente para ella, aunque ahora una idea cruzó por su momento. — ¿No te molesta si me quedo aquí? Tengo suficiente comida por si tu y tus pequeños quieren acompañar — Le habían puesto una buena cantidad de comida, la cual no tendría ningún problema de compartir y viendo el entorno en donde se encontraba, este podría ser un lugar perfecto. Dejó la canasta sobre el suelo a un lado de donde antes estaba, sabía que ese par de gatos que acompañaban a la joven no iban a hacer una travesura, confiada de esto caminaba hacía donde estaban las flores y fue poniendose en cuclillas para poder apreciar bien una de estas, sin lugar a duda esto era algo similar a la realidad, tanto que podría jurar que no estaba a mitad de un juego. Podía apreciar un dulce aroma, en sus dedos sentía el fino tallo y la textura que esto tenía, esto era fantastico y sin lugar a dudas sería todo un honor estar disfrutando aquello con otra persona.


avatar
Isabelle Lannister
Player
Player

Mensajes : 57

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2945/2950  (2945/2950)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Invitado el Mar Jul 23, 2013 2:34 pm

Había sido parte de su comportamiento desde siempre, los parámetros de su personalidad que se había impuesto y siempre respetado dentro del juego, el vagar siempre sola. Sin embargo, ocurrían ocasiones en que sus propios principios se veían en conflicto y sentía deseos de interactuar con otros jugadores, especialmente cuando obtenía una buena primera impresión de ellos. Si bien estaba dispuesta a aceptar la propuesta de la mujer, no quería decir que necesariamente estaba confiando; terminó de guardar sus cosas y cerró su mochila antes de colocarla debajo de una planta. No sabía mucho como para diferenciar a los jugadores dentro de sus categorías, pero estaba al tanto de la existencia de personas que se dedicaban a robar. La mujer delante de ella parecía cualquier cosa excepto eso, además de que ella no tenía nada valioso ni digno de sustraer, pero nunca le fue exactamente mal por ser precavida. Además así estaría segura de donde dejó todo.
- Si así lo quieres… y no es molestia.- Se levantó, tratando de acomodar la cortina de cabello que se había hecho casi sobre su cara. Su pelo, larguísimo, llegaba a ser fastidioso de vez en cuando. No llevaba nada para atarlo, y necesitaría sentarse a cepillarlo muy pronto, así que lo mejor era dejarlo calmo y evitar que se esponjase.
Mantuvo una postura calma, aplanando un mechón de su propio cabello que se inflaba con rebeldía, mientras observaba a la mujer moverse. Shirokoi y Hakuai parecían haberse llevado bastante bien con ella, aunque ahora estuviesen más ocupadas con olisquear la canasta desde una distancia que demostraba que si bien querían entrarle, no querían que las regañen. Hakuai fue la primera en intentar subirse a la canasta y Beautje le chistó para llamar su atención, ambas hermanas se apartaron  de la canasta y volvieron a los pies de su ama dando saltitos. Querían comer, claro. Bea suspiró.

- Podríamos sentarnos sobre las flores, no parecen ser peligrosas o poseer toxinas. - Hubo un par de ocasiones en las que terminó con la piel naranja, verde, azul, violeta, entre otros colores, por haberse metido en campos de flores desconocidas. Así aprendió, por las malas, a diferenciar las flores que podían defenderse de las que eran inofensivas. Si bien no podía decir a ciencia cierta qué planta era exactamente la dueña de esas florecillas blancas y tenues, ella misma no tenía signos de cambios en su cuerpo después de haberse pasado el rato buscando a Shiro. La lista de flores de Eden en su cuaderno era interminable, no por nada el sitio era especialmente conocido por su flora; podías encontrar una planta en un lugar X y no volver a ver otra igual en todo el jardín.
Comprobó de todas formas sus propios pies, buscando cambios indeseables, pero no encontró nada extraño. El sitio parecía seguro.
- Mi nombre es Beautje, por cierto.- Al guardar silencio después de presentarse, un sonoro maullido se escuchó, seguido de una tormenta de quejas en el idioma de los gatos. Bajó la vista para ver el escándalo, y eran sus queridas gatitas que estaban a punto de armar una huelga a puro maullido. -Y ellas son Shirokoi - señaló a la gata con el moño color verde. -Y Hakuai- y señaló a la gata con el moño rosa. Ambas se callaron y en su lugar comenzaron a ronronear.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Isabelle Lannister el Mar Jul 23, 2013 3:44 pm

Apreció cada detalle de la flor tanto con la vista como con los dedos, el aroma que le brindaban era algo bastante dulce que ni siquiera en la vida real había podido experimentar, si no fuera porque tenía mucho respeto por ese lugar, incluso sería capaz de tomar una de las flores para llevarla consigo y poder hacer que identifiquen esa flor, saber cual era su nombre para poder tener una buena cantidad de estas en su camarote y dejar que ese dulce aroma fuera algo que apreciara por las mañanas. Salió de los pensamientos con la afirmación a aquello que le invito antes, mostrando una leve sonrisa, regresando en dirección de donde estaba la canasta, apreciando como uno de los pequeños felinos parecía estar curioseando con ella, aunque un sonido emitido por la chica peliazul provocó que cambiara de opinión, esto claro que hizo que la rubia soltara una leve risa ahogada entre labios dejando ver como sus labios se curvaban en una sonrisa picara. Mientras la joven se presentaba y por igual presentaba a sus acompañantes, se encargó de abrir la canasta donde estaba bien empacada la comida, además de todo lo necesario para tener una buena tarde, primero se encargó de sacar el fino mantel doblado de tela color rojo con lineas mas oscuras, luego se encargo de sacar una pequeña caja de madera donde guardaba todos los cubiertos.

— Es un gusto Beautje, Shirokoi y Hakuai — Con un gesto de la cabeza respondía a la presentación que le había dado la joven. — Mi nombre es Isabelle — Era curioso como su "nombre" era todo lo contrario a de quien se había presentado, era un nombre normal, pero uno del cual estaba bastante orgullosa. En silencio fue acomodando en el suelo en un claro cerca de las flores las cosas necesarias para ese día de campo, extendiendo el amplio mantel cuadrado para con un gesto de la mano hacer la indicación que ella podría tomar asiento cuando lo gustara, por igual sus pequeños acompañantes. Luego continuo sacando un par de platos que acomodo uno en cada punto del mantel, aunque al ver que también tenía otros dos compañeros, tomaba de la canasta un par de platos hondos de tamaño medianos que dejo cerca del plato que estaba designado para Beautje. Incluso en la forma en que ponía todas las cosas mostraba esa elegancia nata que tenía, a pesar de tratarse de un mero picnic, acomodo los cubiertos de la manera indicada y doblo las servilletas en modo perfecto, no solo para ellas dos también para sus pequeños invitados.

Una vez que había terminado de acomodar el lugar, tomo asiento sobre este, deslizando las manos para cuidar que no se levantara su vestido, poniendo las rodillas en el suelo dejando bajar su peso para quedar en una posición idónea, estirando la mano derecha para poder tomar la canasta, acercándola a donde estaba para poder sacar el resto de cosas, una copa y un par de botellas, una de un jugo rosado y otra de un color carmesí, siendo una de vino y otra de jugo. — ¿ Podría saber que es lo que haces por aquí ? — Había dejado unos cuantos minutos de silencio que pudo pensar que daban la idea de que no tenía un tema de conversación, pero ahora trataba de reponerlos con la pregunta que le realizaba. Entre las cosas que iba sacando se podían ver algunos cuantos trastes de plástico cuadrados en los que guardaba la comida, destapando uno tras otro, uno de ellos tenía pasta clara, en otra unas cuantas verduras, en otro mas grande, trozos bien cortados de carne roja y por último fruta de distintos tipos cortada en trozos cuadrados, fue cuestión solo de destapar cada uno de estos para dejar que el aroma de cada plato pudiera apreciarse incluso sobresaliendo del aroma de las flores cercanas a donde estaban. — Puedes servirte lo que quieras, con confianza — Que había mucha comida para ambas y por igual para aquellos pequeños. Ahora que había terminado de servir, elevaba las manos para ascender hasta la coleta de su cabello rubio y la soltaba, con la gravedad su cabello termino cayendo, usando las manos para poder acomodar este bien, deslizando los dedos para peinar algunas partes acomodando bien este tras su espalda, no estaba muy acostumbrada a llevar el cabello en coleta y hasta ahora había ya terminado de cansarle este.




avatar
Isabelle Lannister
Player
Player

Mensajes : 57

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2945/2950  (2945/2950)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Invitado el Miér Jul 24, 2013 11:58 pm

- El gusto es mío… nuestro.- Se corrigió cuando Hakuai se sentó sobre su pie en señal de protesta. Un poco más y se podía decir que era totalmente dominada por las felinas.
Mantuvo su posición de observadora mientras observaba como la mujer, recién presentada como Isabelle, disponía el mantel y los utensilios que serían usados para el picnic. En su rostro se mostraba una expresión ligeramente maravillada, quizás por los movimientos y el cuidado que ponía en cada cosa, o en los objetos que salían de la canasta como si ésta fuese un pozo sin fondo. El lugar iba tomando color poco a poco y de repente el hambre hizo acto de presencia en la jovencita. Debía admitir que los platos que empezaban a tomar lugar en la tela que sería su mesa se veían muy apetecibles.
Aun así Bea no era de poseer un gran apetito, además de haber desayunado plenamente antes de marcharse hacia donde ahora estaba. Mas no podía rechazar una propuesta de comida, habiéndola ya aceptado. Quizás se lanzaría por la fruta, o las verduras, por ser alimentos más livianos pero nutritivos a su modo. Tuvo que sacudir la cabeza, espantando los pensamientos que comenzaban a agobiarle la existencia en torno a una acción tan sencilla como era el elegir qué comerás hoy. Por pensar tanto estaba dejando pasar por alto la pregunta que Isabelle acababa de hacerle, así que contestó casi en un atropello.
- Solo es un paseo de exploración. Pasó mucho tiempo desde mi última visita a Edén y hay muchas especies por anotar...- Se acercó lentamente hasta donde había ubicado el mantel, pero antes de comenzar a marchar agarró la mochila por una de sus tiras y la llevo consigo. Se sentó frente al que suponía su plato, especialmente por los pequeños platos que habían sido colocados para las dos felinas, quienes rápidamente comprendieron su lugar y se pusieron una al lado de la otra cómodamente sentadas frente a los mismos. Por Bea y su orden, las gatas habían aprendido a comer en sus respectivos platillos y a no pelearse por la comida, pues en un comienzo el desastre que armaban a la hora de comer era digno de un par de cerdos.
Primero se sentó sobre sus rodillas, en una forma más formal que cómoda, pero prefirió después de un momento estirar las piernas hacia un lado. Las gatas aprovecharon el movimiento y entrelazaron sus colas con los tobillos de su dueña. Nada más sentarse Beautje volvió a acomodarse el cabello, moviéndolo para no acabar sentada sobre el mismo, y apartándose varios molestos mechones de su cara. Pasó sus manos sobre su ropa, una camisa negra de gasa con volantes muy larga que lucía como un vestido, arreglándola como último toque. Volvió entonces a observar a la mujer, prestando especial atención a cuan suave parecía su cabello. – ¿Tu solo has venido para tener un picnic… sola? – Entonces pasó la vista por la gran cantidad de comida, sin duda parecía mucho hasta para ambas.
Estiró entonces los brazos, después de haber tomado un tenedor, para alcanzar un trozo de carne y traerlo hasta su plato sin causar ningún desastre. Era cierto que estaba bastante nerviosa por no causar desastre y quedar como una pequeña bestia frente a una dama. Cortó el trozo de carne en partes iguales y a las mismas las volvió a dividir en trozos más pequeños. Podía sentir como Hakuai apoyaba sus patas en su pierna y la masajeaba, en señal de impaciencia. Ya había captado que la carne era para ella y su hermana.
Pronunció un muy suave “Ya, ya” con aire de reproche hacia la pequeña, quién no dejó de hacer lo suyo hasta que Bea terminó de cortar y traspasó los trozos a ambos platos, sirviéndole a Shirokoi primero a propósito. Naturalmente, a penas la comida tocó el plato de Hakuai, la gata de moño rosa se lanzó a comer haciendo que un par de trozos caigan sobre su cabeza, pero ignorándolo completamente. Y no, no era que les faltaba alimento. Beautje suspiró, ¿por qué no podía ser un poco más calmada como su hermana, que estaba comiendo contenta pero tranquila? Era ese el toque especial de Haku, al fin y al cabo.

- Gracias por la comida. – Hizo un pequeño gesto que se podía entender por una reverencia, sencillamente bajar la cabeza suavemente para indicar respeto. En parte hacia Isabelle por invitarle, y en parte como bendición tradicional de la mesa. La mujer se había ganado el respeto de Beautje de un principio, cosa que no sucedía a menudo, y ella se mantendría con el mismo aire de cortesía mientras durase.
Tomó el embase con verduras y se sirvió un poco, una porción normal, antes de volver a dejar el mismo en su sitio. Comería un poco de ello y luego optaría por la fruta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Isabelle Lannister el Dom Jul 28, 2013 1:36 pm

Una vez que termino de soltar el cabello, volvió la mirada a la joven, apreciando lo que estaba haciendo, primero le pareció un tanto curioso que se encontrara en un paseo de exploración como ella había dicho antes, mas meditando sobre esto, sabría bien que este era el lugar perfecto para hacer ese tipo de cosas, en Eden se intento hacer un completo paraíso de flora y fauna, pero no inventando flores, si no tomando registro de plantas y flores que ya se habían extinguido, bien podían estar entre un montón de flores que pudieron existir en la era de los dinosaurios o entre algunas que perecieron cuando la humanidad alcanzo la revolución industrial, pero por esa razón, mucha gente se encargaba de hacer investigaciones en un lugar como ese, era una de las partes que mas le interesaban de Aeon, el lado científico que se le había introducido, donde el ser humano podía aprender mas del mundo que habita. Al ver los problemas que ella tenía con el cabello, busco en una pequeña bolsa que cargaba dentro de la canasta, de una tela aterciopelada negra, la cual abría halando de un pequeño hilo rojo, dejando esta a unos centímetros de donde estaba la chica. — Entiendo como es eso de tener cabello largo — En la bolsa que le había ofrecido dentro habían varias ligas, clips y peinetas para el cabello, como siempre terminaba cansándose de uno, pasaba a otro y que mejor, que llevar todos estos, igual no sabía cuando habían casos como el de ahora donde sería necesario ocupar uno por otra persona.

Al la joven terminar de servirse a ella y a sus pequeñas compañeras, ella paso a tomar su tenedor, estirando el brazo para alcanzar la carne y pinchar un buen pedazo de esta, para ponerla sobre su plato, luego tomando las verduras y la pasta para servirse una buena cantidad de cosas en su plato, no sabía su compañera, pero estaba que moría de hambre, e incluso, a pesar de que no fuera "alimento real" gracias a la tecnología era como si lo fuera y cada bocado sería como uno verdadero. — Si, el cocinero piensa que soy una niña pequeña que necesita alimentarse para crecer — Esto provocaba que mostrara una sonrisa, recordando al cocinero del Esmeralda, un hombre con apariencia mayor que usa el nombre de "Jack", un Soldier con una apariencia distinta a la normal, un vientre redondo, estatura mediana, cabello cano, distinto al típico estereotipo que podía verse en ese mundo donde muchos optan por tratar de emular la perfección para sus personajes, pero no el, un jugador mayor que entro a ese mundo para tratar de sobrellevar un pesado divorcio. Eso era otra de las cosas que le maravillaba de Aeon, la gran cantidad de jugadores que se podían encontrar, que todos ellos tenían una historia detrás de si, seguramente, la joven también tenía la suya, aunque quizá se podría tratar de un programa, uno bastante avanzado. — Gracias a ti por la compañia — Respondió al gesto de la joven con uno propio, emulando una reverencia oriental, solo que antes de hacer esta, ella misma tomo su propio cabello para hacerlo hacia atrás, no había nada peor que el pelo virtual en tu comida.
Con el tenedor partió un buen pedazo de la carne y lo pincho, llevando esta a sus labios para poder degustarlo, masticando poco a poco, bajando una mano para tomar una servilleta, usando esta con unos pases para poder limpiarse pues sentía que tenía algunos restos sobre los labios.

— Soy una jugadora... thief, para ser mas exacta... — Esto lo dijo con una total naturalidad, no era alguien que ocultara la información de si misma, por lo menos la del juego, la de verdad, solo la compartía con unas cuantas personas, una de ellas, el cocinero que ya había nombrado. Empezaba una conversación, para no solo conocer mejor a su compañera, si no porque para ella era una costumbre el conversar con alguien mientras comía, lo hacía con la gente del Esmeralda, donde la gran mesa se coloca para que todos puedan hablar, bromear, conversar, algo que era un completo reflejo de lo que se ve en películas de lo que hacen los piratas a la hora de comer, un festin, acompañado por bromas, juegos y a veces incluso peleas, aunque con esa chica, dudaba mucho que fuera a llegar a esto último.

Spoiler:
OFF: Lamento mucho la demora





avatar
Isabelle Lannister
Player
Player

Mensajes : 57

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2945/2950  (2945/2950)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Invitado el Jue Ago 01, 2013 12:21 pm

Bea era plenamente consciente del que estaba metida dentro de un juego; nada de lo que le rodeaba era real, ni siquiera la imagen de la mujer delante de ella, ni las gatas. Sin embargo, prefería mantenerse lo más posible dentro del personaje. Después de todo, no había forma de que ella llegase a disfrutar personalmente el picor de la luz del sol calentándote la piel, ni como la luz podía distorsionar los colores y las sombras. Esa era su verdadera razón para jugar; el ficticio sol.

Apreció el gesto de Isabelle, agarrándose el cabello para que no terminase en la comida y estirándose para tomar la bolsita. – Muchas gracias. – Entonces procedió a separar su cabello en dos partes; le tomaría un buen rato trenzar ambos lados pero quizás en ese tiempo le daría hambre y podría aprovechar de la comida que se le había ofrecido. Solo esperaba que no se le acaben por agotar los brazos por el esfuerzo. –Tenerlo encrespado es especialmente problemático…- comentó, para luego comenzar con el arduo trabajo de trenzar uno de los lados, el izquierdo primero, mientras ladeaba la cabeza para darse más comodidad y así también dedicarle una mirada curiosa a la rubia. – Thief… - Su tono era más curioso que otra cosa, a diferencia de lo despectivos que podían llegar a ser el resto con los personajes de esa categoría. Pero, ni modo, ella nunca fue foco de los piratas; nunca llevaba grandes tesoros, cuando mucho un texto antiguo que a simple vista no valía mucho más que una armadura de lvl 1. – De igual manera soy una jugadora. Soy Summoner.- No pudo evitar darle una mirada al par de gatas, que seguían degustando la, aparentemente, sabrosa carne. Hakuai ya había acabado con más de la mitad de su porción, estaba segura de que era cuestión de minutos para que empiece a maullar como posesa para que le sirvieran más. Su apetito acabaría por quebrarla. – Esto...- pasó la vista por todo su alrededor, tanto por instinto como por enfatizar. –Es un mundo maravilloso, uh.- Era un hecho, y un comentario bastante común entre todos los jugadores. La posibilidad de escapar, de ser quién sueñas, de hacer lo que siempre has deseado y nunca has podido. Le debía mucho a ese ‘juego’. Si lo pensaba con detenimiento, apenas un par de jugadores sabían quién era, fuera del juego. Sin embargo, dejó de decir su nombre luego de que comentarios en la red afectasen su trabajo.
Sus dedos dejaron de moverse por un momento, mientras observaba el sol ya alzado. Siguió con lo suyo ni bien se dio cuenta de su propia pausa; lucía como un lag, qué vergüenza.

Terminó con una de las trenzas en mucho menos tiempo del que esperaba. La ató al final, aun dejando un poco de cabello suelto en el extremo, con una liga color negro. Esperaba no olvidarse de devolverle las ligas cuando se marchase.
Esperaría un poco antes de pasar a la otra trenza, apartando el cabello con una mano y levantando el plato donde se había servido las verduras momentos antes. Con un tenedor llevó una porción pequeña hasta su boca, descubriendo con delicia que tenía un sabor maravilloso. Al tener un equipo de gama alta, podía disfrutar personalmente de la comida, incluso alimentarse como si todo eso fuese real. Pero aún así era poco lo que consumía dentro del juego (solo comida extraña que le llamase la atención), prefiriendo hacer pausas para comer ella misma.
Comió un par de bocados más, prefiriendo ignorar que ahora Hakuai comenzaba a treparse por encima de su pierna, haciéndole cosquillas. Al menos estaba callada. Le daría algo de postre en un momento, cuando Shirokoi acabase también con su comida.
- Dale mi agradecimiento al cocinero. – Quizás era su subconsciente el que la llevaba a querer seguir con la conversación, pues el silencio no era algo que ella odiase. No era algo natural en ella pero, al fin y al cabo, era algo para recordar. No se haría rogar, pues no había motivos para comportarse de forma tosca.
En un momento, siguiendo el pensamiento de ‘dejarse llevar por la corriente’, bajó el plato. - ¿Puedo saber… cuál es tu fin en Aeon?- Le siguió un silencio, en el que se dio cuenta que quizás su pregunta se malinterpretaría. – ¡Quiero decir! Oí que los thiefs suelen tener metas o ir tras ciertas recompensas... Es curiosidad, no necesitas responder.- Sacudió una mano para restarle importancia al asunto. Su naturaleza curiosa se le atravesaba de tanto en tanto; pero no podía evitar pensar que tanto las personas como las plantas y las criaturas eran sumamente interesantes.

Ella también se veía interesante con la mitad de su cabeza perfectamente peinada y la otra echa un completo lío.

off:
Ow, igual pido disculpas. Entré al colegio nuevamente esta semana x'D
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Isabelle Lannister el Jue Ago 01, 2013 3:29 pm

Pasando el tenedor y aprovechando que la carne estaba sumamente blanda para poder partir unos cuantos pedazos sin necesidad siquiera de un cuchillo, dejando varios trozos rectangulares en el plato, apreciando como la chica estaba haciendo aquello con su cabello, casi con una curiosidad similar a la de los felinos que acompañaban a la joven, de ser por ella se hubiera movido para ayudarla, si algo tenía conocimiento era la de tener buen cuidado de una larga cabellera y le era bastante común tener que trenzarse el cabello, la idea cruzo por su mente sin durar mucho ahí, el hecho de tal acción podría ser un tanto hostigante para la joven, después de todo, recién se habían conocido y por su parte, a ella no le gustaba que cualquiera tocara su cabello, menos alguien que recién conocía, esa era su idea, quizá la chica podría pensar de un modo similar. Estuvo en su lugar y escucho lo que ella le dijo sobre que era un jugadora, summoner para ser mas especifica, esto hizo que abriera los ojos un poco en modo de sorpresa, no había conocido nunca a alguien con esa clase y eso que si tenía contacto con mucha gente dentro de ese mundo, pero nada como lo que ahora le estaba confesando la joven. — ¿ Y que tipo de cosas puedes invocar ?— Fue lo primero que vino a su cabeza, si, quizá esa pregunta para una joven con esa clase podría ser algo bastante trillado y que seguro la recibiría cada dos por tres, pero ahora la rubia tenía bastante curiosidad de conocer que tipo de creaciones podía hacer la joven y ¿por que no? poder apreciar estas de ser posible.

Había terminado de partir los pedazos de la carne, tomando unos cuantos con las puntas del tenedor para llevar estos a su boca y masticar de forma bastante lenta, mirando a la chica y apreciando entonces como se quedaba como tildada por un momento, quizá había tomado un pequeño descanso su usuario o tuvo un momento de lag ¿como iba a saber? Aunque esperaba que este no fuera el caso, aunque al ver que seguía con la trenza, se sintió relajada para poder continuar con la conversación — La verdad si, aunque si es como dicen que gran parte esta relacionada al mundo real, te hace preguntar cuanto de el estamos perdiendo por estar aquí — No era del tipo de usuarios que fuera aquellos que defendiera el mundo real, como había montón, pero no podía evitar pensar que mucha gente se perdía una buena vida por estar encerrado en esta, por su parte, no tenía que preocuparse, gran parte de sus acciones en este mundo le daban muchas buenas recompensas en el mundo real, tanto que podía vivir sin hacer nada y darse unos buenos lujos por unos meses, aunque día a día se aseguraba bien su  propio futuro. Además había conocido gente magnifica en ese mundo, a tal grado que había aprovechado de su "fortuna" personal, como para poder ir a visitar a mucha de esta gente, como al buen cocinero Jack, con quien salió una vez, tomaron unas cuantas cervezas, jugó con sus hijas y les ayudo a crear sus primeros avatar dentro de Aeon, un par de gemelas llamadas Trixie y Rockie que en cuestión de nada se había transformado en las favoritas de la tripulación de Arcadia. — Se lo dare con gusto — Dijo cuando ella le agradeció esto, cosa curiosa, pues se trataba de la misma persona en la cual estaba pensando al momento, seguro ese cumplido haría que Jack se sintiera bastante orgulloso.

Continuaba con sus alimentos, tomando por una parte un poco de carne y luego alguno de los vegetales, masticando gustosa, la verdad la comida de Jack le fascinaba, no solo hablando de la de Aeon, si no, también de la real que había probado cuando le hizo esa visita, aunque viendo por lo de ahora, también a la joven de cabellos azules le gustaba por igual. —¿Mi fin en Aeon?— No lo había pensado mucho, al principio solo había entrado por curiosidad, para saber de que se trataba, pero al cabo de un tiempo, pudo disfrutar bastante y dar un vuelco a su vida, incluso, Isabelle había sido el segundo personaje que creaba, siendo el primero una Wizard con el sobrenombre de Valyre, la cual fue eliminada unos cuantos años atrás cuando se dio cuenta que podía hacer mucho mas en ese mundo y cumplir uno de sus sueños. — Ser pirata... — Aunque ella ya había especificado la pregunta que había realizado, quería responder a esta a su modo o por lo menos lo que le entendió. — Vivir libre, robar a aquellos que abusan de sus riquezas, tratar de dar a los que menos tienen, compartir mi vida con grandes compañeros, divertirme día a día — Una sonrisa amplia y sincera se dibujo en sus labios, en tal momento había recordado mucho de lo que hacía en ese lugar y de cierto modo, con esa manera de sonreír estaba buscando representar el agradecimiento que le daba a la chica por haberle recordado eso.





avatar
Isabelle Lannister
Player
Player

Mensajes : 57

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2945/2950  (2945/2950)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Invitado el Lun Ago 12, 2013 8:32 pm

Si bien sabía que cada avatar dentro de aeon no era más que eso: una avatar, y que detrás de ellos existían personas con vidas fuera de aquél universo (en algunos casos), y que no todos eran unos brabucones insolentes, seguía siendo una sorpresa encontrarse con alguien que demostraba tener la mente en forma, además de ser agradables para la charla. No podría tener una mala idea de Isabelle ahora, al menos no con lo que estaba aprendiendo de ella. Por eso comenzó a disfrutar más la compañía, mostrando una sonrisa tenue mientras la escuchaba hablar. Casi había completado con la trenza faltante.
-Puedo invocar casi cualquier criatura. Pero la invocación es más eficiente si estudié las mismas con anterioridad.- Se veía siempre seria cuando hablaba de sus aptitudes como summoner. Por la razón que mencionaba era que no podía controlar completamente las criaturas infernales que eran puro temperamento. Pero a su vez le resultaba algo muy útil, pues le animaba a realizar investigaciones y utilizar su tiempo en algo que le apasionaba. Hay quienes dicen que un defecto puede ser la mejor virtud. ¿Era su caso, como Beau y no como Beautje, respecto a su enfermedad? ¿Haber entrado en Aeon era algo bueno, después de todo? El problema de no mantener la mente fijada en algo más, algo aparentemente importante, era que inevitablemente acababa por dar vueltas los asuntos cuales quizás debería darle más prioridad. O no… no era como si con hacerse la cabeza su piel cambiase.

- Es cierto. Hay quienes tienen la posibilidad de conocer el mundo y en su lugar se encierran aquí; eso hace cuestionarte la existencia de este. Pero es muy útil, he de admitir. El poder tener toda la belleza del mundo al alcance de la mano.- Terminó la trenza y la ató a más o menos la misma altura que la otra. A veces acababa por sonar algo melancólica; momentos en que le daban ganas de golpearse a sí misma por ser tan miserable. – Pero es bueno saber que hay quienes no se han olvidado de la existencia del mundo real, sabes… pues hay cada casos.
Sí, jugadores que acababan por entrar en la categoría de “programs” pues habían perdido completamente la noción de su propia humanidad. Algo así como perderse completamente dentro del personaje y la actuación; después de todo, cuando comienzas a mentirte a ti mismo acabas por autoconvencerte de cuál es la realidad. En su buen tiempo dentro de Aeon nunca había visto uno realmente, pero había escuchado de ellos entre las charlas de los bares. Pero, al fin y al cabo, no dejaban de ser “leyendas urbanas” dentro del juego. Le daba un aire misterioso al asunto, y eso lo hacía bastante interesante para las personalidades curiosas como la suya.

Se dedicó a terminar la porción de verduras que se había servido, mientras escuchaba a la rubia. La vida que había descripto Isabelle le daba a Bea un aire cálido, un cuadro donde los miembros del grupo oscilaban entre ser considerados como amigos o directamente familia. Para ser alguien que nunca había estado en un gremio, o tan siquiera formado una party ocacional con jugadores, la imagen le resultaba tan bella como irreal. No era que dudase de que fuera verdad, si no que lo veía como algo imposible de vivir para alguien como ella. Y no, no le apenaba en lo absoluto. Aunque ese tipo de memorias se viesen tan tentadoras para portarlas.  
- Parece ser una vida agradable…- Comentó cuando ella había acabado, terminando ella también de comer. Dejó el plato en su lugar y se estiró hacia uno de los potes para tomar un trozo de fruta con la mano. – Además tu causa suena tan… noble. – Soltó una pequeña risa, pues en un momento le recordó a Robin Hood, de alguna forma.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Isabelle Lannister el Mar Ago 20, 2013 12:53 pm

Hacía mucho tiempo que no tenía una buena conversación con una persona mas allá de aquellas que se encontraban dentro de su guild, bueno, tampoco se trataba de alguien que tratara con muchas personas, mas allá de estar aparentando de ser algo que no es o estar escapando de alguna situación de peligro, pensar en todo esto hacía que una pequeña sonrisa se mostrara en sus labios, un gesto que no podía evitar pues le daba cierto gusto pensar en las aventuras que había tenido hasta el momento,
no cualquiera podría presumir del hecho de pasar a crear una guild en la cual hacían de todo y mas que solo ser un grupo de aliados, eran amigos, casi hermanos.

Igual algo que agradecía bastante de la plática es que parecía ser que la joven sabía bien de lo que estaba hablando, de las cosas que ocurrían en Aeon, en el mundo real, se notaba que era una persona conocedora y que gustaba de informarse de todo, eso le daba un plus y hacía que la conversación tuviera otro tinte y una profundidad que no podía alcanzar con cualquiera. — A mi me gustan hacer ambas cosas, he conocido a varios jugadores de aquí, yo vivo en Japon, pero he salido a conocer gente de Estados Unidos, estuve 4 meses en Europa haciendo viaje con mochila al hombro y me conectaba con un equipo portatil, incluso fui a Rusia la navidad pasada— Por alguna razón le salía bastante natural el platicar con la chica, además de abrirse con ella, quizá porque sabía que la joven también estaba siendo transparente con sus ideas y comentarios, además de que intuía que esta no se trataba de una mala persona, alguien que le perjudicara a futuro con lo que estaba hablando, eso también despertaba bastante la confianza que tenía sobre su persona, a pesar de conocer a esta de solo unos minutos nada mas.

— No me gusta tratar con gente así, la aborrezco —Refiriéndose a aquellos que borraban la linea entre lo real y Aeon, había encontrado a algunos jugadores de ese tipo, incluso habían pedido ser parte de la guild, todos ellos habían sido pateados directamente por ella, además de dejarles marcado bien claro que nunca admitiría a personas de ese tipo. Sus hombros se encogían un poco, no quería sonar muy severa con eso, pero tambien quería dejar bien claro el hecho de que no le agradaban ese tipo de personas, e igual, esperaba que su compañera no se tratara de uno de esos jugadores, aunque lo duraba, hasta ahora estaba mostrando una actitud bastante agradable, contraria a los de este tipo, que eran arrogante e incluso un poco hostigadores. Levantó su mirada al cielo, notando que este se estaba comenzando a cubrir de nubes oscuras, no quería pensar que se trataba de una amenaza de lluvia, pero por el caso. — Parece ser que la lluvia nos quiere arruinar el día de campo ¿conoces algún lugar a donde ir? — No era muy conocedora de Eden, por lo menos no de esa zona, no quería que por la lluvia terminarán vagando sin rumbo, por ello mejor prefería que de ahora supieran si la chica sabía como moverse ahí y si conocía un lugar donde pudieran protegerse, de no ser el caso, quizá estaba la opción de ir a la nave que trajo, la cual podría ser suficiente para que pudieran tener su descanso.


avatar
Isabelle Lannister
Player
Player

Mensajes : 57

Character Info
Nivel: 7
Experiencia:
2945/2950  (2945/2950)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Soul of researcher

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.