An Unexpected Adventure

aeon :: Offline :: Trash Can :: Jairen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

An Unexpected Adventure

Mensaje por Kiyohime el Miér Ago 21, 2013 2:51 pm

Si había algo emocionante, eran los lugares misteriosos... Aunque no aquellos en donde aparecías de repente, luego de naufragar.

Acurrucada contra una roca, aunque, mejor dicho abrazándose a esta, Kiyohime cavilaba empapada en las últimas horas de su estancia en el puerto de Jairen y después en su repentina curiosidad cuando encontró un camino de arena blanca que le guiaba hacia una especie de pozo profundo. Sin más, la guerrera asomó el rostro y una ventisca violenta, repentina, le empujó al pozo. En su caída, se terminó por golpear la cabeza y perder el conocimiento quién sabe por cuánto tiempo.

Ahora, se encontraba en una especie de cueva acuática conectada al mar.

Podía sentir el murmullo de las olas del mar, lejanas, pero satisfactoriamente cercanas para alguien que sabe que está perdida. Un pinchazo le azotó de nueva cuenta su cabeza. En ese instante se dio cuenta que, por mucho que fuese un mundo virtual, aeon poseía todas las herramientas avanzadas para hacerle sentir más que viva. Aquí le ofrecían el peligro y también una aventura épica que no podría lograr en la realidad.

«¿Quién puso un pozo ahí?», era lo más chistoso que podía decir, aunque no estaba ni cerca de soltar una carcajada y decir: Solo estoy bromeando porque sé que saldré de aquí.

Oh, no. Estaba seria.

Presentía que sería bastante difícil escapar de es cueva que, por su apariencia, no era muy visitada o simplemente nadie, por los jamases, se había topado con ella... Hasta ahora. Verificó la barra de vida, notando que estaba por la mitad. Fue casi un milagro que no se drenara por completo ante semejante caída y consecuente arrastre de la corriente de mar, alejándola increíblemente del punto de inicio: el pozo. Luego, inspeccionó si su equipo se encontraba bien, si su barra de puntos mágicos estaba por igual, y si no poseía ningún ailment. Check, check, check.

Bien, era momento de iniciar la marcha para salir de ahí. Tras barrer el lugar con la mirada, se dio cuenta que estaba en un anexo de la cueva donde no había indicios del pozo, y, por mucho que quisiera salir por donde vino, la boca de lobo al frente de sí no era muy esperanzadora. Por ello decidió ir por el otro camino, más iluminado y confiable... O eso creía. Caminó por aquel lugar inicial hasta llegar a cierto pasadizo izquierdo, porque tomar la derecha era un camino muerto. No sabía que hacía, mas, seguía adelante al guiarse por el murmullo del mar. Curvándose un poco, se tuvo que internar en el pasadizo que alcanzaba apenas 60 centímetros. Con cada paso que daba, se percató que ese camino se volvía más agosto.

De repente escuchó un cascabel vibrando sin cesar a su espalda. Viró el rostro y se encontró con una serpiente de un poco más de dos metros con penetrantes ojos azulinos y piel oscura que le miraba fijamente, enrollada en una especie de estalagmita o saliente de la cueva. El réptil abrió las fauces, mostrando los dientes; fue el preludio para inyectarle veneno. Entonces, Kiyohime pegó el grito al cielo y salió disparada hacia una especie de sala en la cueva, despertando a más de esas serpientes que tenían el mismo instinto que la primera. Por lo desesperadas e insistentes que eran, parecían hasta excesivamente carnívoras, unas devoradoras de hombres de derecha a izquierda. Claro, eso se trataba de una conclusión abrupta, impulsada por el miedo —¡Kyaaaah! ¡¿No creen que podemos hablar civilizadamente de por qué es malo comer mi carne?! —gritó más alto, con todas esas criaturas de ojos mar penetrantes y sedientas, persiguiéndole. Ante tal desesperación, ni siquiera se había percatado que Kotori, la cacatúa, no estaba con ella.
avatar
Kiyohime
Player
Player

Mensajes : 21

Character Info
Nivel: 3
Experiencia:
320/386  (320/386)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An Unexpected Adventure

Mensaje por Invitado el Vie Sep 06, 2013 11:31 pm

Spoiler:
Permiso~ >_<

Lugares muy transitados no eran para un virus. Las ciudades eran molestas, tanta gente alrededor, duelos que podían ser interrumpidos, NPCs que podían cambiar misteriosamente de diálogo, adorables lowbies que iban de un lado a otro sin saber qué hacer y que parecían estar pidiendo ser engañados... y demasiada facilidad para llamar la atención. Y eso era algo muy indeseable, Lào no deseaba acabar como otros errores, arreglados y desaparecidos para siempre.

La diversión debía continuar.

Las mejores presas eran aquellas que se encontraban solas, en lugares poco comunes, y que, por lo tanto, se trataban de jugadores perdidos y desamparados, o bien de veteranos buscando un buen lugar de farmeo, tesoros ocultos, bosses desconocidos, a los que les haría mucha gracia que llegara un bastardito en una nube a arruinarles todos esos logros que con tanto esfuerzo habían conseguido. Oh. Se le partía el alma al pensar en cuánto tiempo debían haber pasado trabajando para conseguir esas armaduras tan brillantes y armas tan estupendas... que desgraciadamente iban a perder.

Balanceaba los pies en el aire mientras se desplazaba por las estrechas galerías subterráneas cómodamente tumbado sobre su improvisada montura invocada —y pensar que había pobres desgraciados que tenían que gastar dinero en comprarse una— cuando escuchó de pronto un grito que llamó su atención, haciendo que rápidamente se incorporara, y por tanto se diera contra el techo de piedra en la cabeza.

Ay, ay, ay... —se quejó, sobándose el punto donde se había golpeado con tanta fuerza, haciendo un puchero.

Sacudió la cabeza y agudizó el oído antes de seguir el paseo en su nube, buscando a quien había emitido ese grito, y a lo que fuera que la perseguía. Eran varios, o bien un mob más gigantesco aún que los que había ido esquivando hacia el momento. No tardó en encontrarla, pues al llegar a un cruce se encontró de frente en la perpendicular a la chica que indudablemente había chillado, perseguida por enormes serpientes que parecían tener apetito y que pasaron también delante de él a una velocidad que lo dejó parpadeando, confuso, y con el flequillo descolocado. Asomó la cabeza, observando la polvareda que levantaban al alejarse.

El virus se sonrió, levantando el vuelo a ras del techo, agachándose para no golpearse de nuevo la cabeza. Un movimiento de su varita —una mera floritura, pues esa habilidad procedía de su condición como virus—, y las serpientes de pronto cesaron su carrera. Miraron a todos lados, sin parecer encontrar nada a su alrededor, y una vez las hubo sobrevolado, estas volvieron pacíficamente a su lugar. Hecha su pequeña bondad, siguió en su nube a la chica que seguía corriendo como si le fuera, más o menos literalmente, la vida en ello. Solo cuando estuvo cerca dio un pequeño salto y se sentó en el aire, cruzando las piernas, tras ella, y se dejó girar hasta quedar cabeza abajo, frente a sus ojos.

Bú.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: An Unexpected Adventure

Mensaje por Kiyohime el Sáb Sep 07, 2013 5:38 pm

Enfrascada en salvar su pellejo, movida por el miedo y lanzando al caño el hecho de que solo era un juego —así que no estaba siendo muy racional—, siguió dando traspiés acelerados —mientras esquivaba estalagmitas y quién sabe qué más— en línea recta sin haberse percatado absolutamente en nada de la presencia del chico. Lo único que podía escuchar era sus gritos angustiosos y el siseó incesante de las serpientes.

De un momento a otro, como por arte de magia, ese familiar siseo —porque después de ser perseguida así te acostumbras al ruido— cesó. Eso le causó curiosidad, ¿será que las perdió de vista? Tampoco era como si fuera a detenerse para averiguarlo, por ello seguía cual saeta sin blanco. No presentía que estaba salvo, mucho menos cuando una extraña sombra se cernió encima de ella y traía consigo el rostro de un chico. Kiyohime se detuvo en seco, frenando con los talones e inclinándose un poco hacia atrás a pocos centímetros de él. Cara contra cara. Su rostro esbozó una cómica expresión: ojos de par en par, cejas alzadas hasta el cuero cabelludo—exagerando—, y la boca con una sonrisa de pavor. Había ahogado un grito, aunque los soniditos gorgoteantes de su garganta dictaban que en cualquier momento podía soltar su miedo de manera estruendosa, no sin antes hacer ruidos de animalitos desquiciados que fueron atrapados por una trampa de oso.

Cuando se percató que era un humanoide y que no le estaba atacando a diestra y siniestra, posiblemente se tratara de otro player o programa que también se perdió por las cuevas. Porque, claro, nadie vendría a rescatarle, por favor —Ca-casi me matas de otro susto. ¿Qu-quién eres? —casi se muerde la lengua dos veces, aún con el miedo a flor de piel. Le miró fijamente, abrazándose a sí misma—. ¿También te perdiste?

Spoiler:
Bienvenido al tema :3
avatar
Kiyohime
Player
Player

Mensajes : 21

Character Info
Nivel: 3
Experiencia:
320/386  (320/386)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An Unexpected Adventure

Mensaje por Invitado el Dom Sep 08, 2013 4:16 pm

Spoiler:
Gracias~

Según el rostro de aquella chica se fue desfigurando en una mueca de terror, en el rostro —invertido— del virus fue apareciendo una amplia sonrisa, y sus ojos rojos brillaron con la satisfacción que solo podía brindarle el asustar a los players indefensos. Porque sin duda aquella no era un programa. De lo contrario, lo sabría. Su "cuerpo" estaba allí, pero su "mente" estaba en las entrañas del sistema, viéndolo todo desde una perspectiva que los extranjeros de ese mundo no conocían.

Soltó una risa, flotando plácidamente a su alrededor para echarle un vistazo. Descortés, quizás, pero él no conocía esa palabra. Era otra manera de seguir inquietando a aquella jugadora de por sí asustada.

— Láo —respondió con una sonrisa felina, de nuevo los ojos rojos frente a los ajenos del mismo color, sin dejar de levitar boca abajo, con la larga coleta moviéndose de un lado a otro—. No —se encogió de hombros, sin dar más explicaciones.

Si algo caracterizaba a aquel programa malicioso era que no hacía favores y, si acaso los hacía, era una mala señal. Ah, claro, pero ella no sabía quién había detenido a aquellas serpientes. Habría sido más rápido simplemente atraparla en un glitch y observar desde arriba cómo acababan por alcanzarla. Eso habría sido interesante, ¿las hubiese enfrentado? Aunque, dada la cantidad de mobs que la estaban siguiendo, no hubiera durado más que unos segundos contra ellas. Travesuras más interesantes tenía preparadas.

¡Ah! —fingió sorpresa, mirando a todos lados—. ¿Has escuchado eso?

Un retoque por aquí, y del mismo lado de la galería por el que había venido corriendo, de pronto volvió a escucharse, poco a poco, acercándose, el estruendo de las duras escamas arrastrándose por el suelo y los cascabeles sacudiéndose violentamente en amenaza.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: An Unexpected Adventure

Mensaje por Kiyohime el Lun Sep 09, 2013 7:06 pm

Esa curiosa actitud provocó que Kiyohime alzara una ceja. ¿De qué iba esto? Siguiéndole con la mirada, casi como si sospechara de él por el simple hecho de ser descortés, alzó sus barreras de cautela y gatilló su estado de alerta. Quizá había cometido un error en juzgarle tan de prisa, pero debía recordarse una y otra vez en su eternamente ingenua que en aeon existían usuarios problemáticos —tal vez ese tal Lào, que acaba de presentarse, lo fuera. Como tal vez no— como también había programas, corruptos y virus de alta hostilidad.

Si él esperaba seguir asustándole, para su infortunio, ya se le pasó.

No creía que iba a olvidar su nombre —Kiyohime —imitándole, dijo solo su nombre a secas. Luego aguzó los ojos, volviéndolos finas líneas en donde apenas se lograba apreciar el brillar del carmesí innatural, pero posible en aeon. Le miró tan fijamente, casi como intentando volver a simular la personalidad del chico, y eso que apenas le conocía. Claramente también se estaba divirtiendo con Lào, aunque de una manera menos bizarra—. Entonces, ¿conoces el lugar? —abrió de par en par esos ojos rojizos con forma de almendra. Jovial y optimista, tal vez podría conseguir la salida gracias al chico de cabello cielo nocturno.

Él avisó sobre un sonido de procedencia desconocida. A sus espaldas pudo escuchar el incesante cascabeleo y la dureza de escamas arrastrarse por el suelo rocoso, casi hasta lograr percibir el chapoteo de algo amenazante que sin lugar a dudas venía a por ella o, al menos, a generarle pelea —¡Eeeek! —emitió tras escuchar ese sonido, y un escalofrío recorrió su espalda hasta la nuca. Rápidamente se volteó, apoyó la mano sobre el mango de su Ōdachi, y fue así como se puso en posición defensiva, en alerta. Tuvo miedo por nueva cuenta, no obstante, duró un segundo y se le pasó igual de veloz. Esta vez sí que no la iban a agarrar desprevenida—. No veo nada —movió su rostro de un lado a otro, intentando encontrar más de esas serpientes. Nada—. Tal vez solo rebotó el sonido y en realidad están lejos —se encogió de hombros, con rostro despreocupado, pero abandonaría su posición luego de otro minuto, sabiendo que en ese mundo impredecible todo era posible.
avatar
Kiyohime
Player
Player

Mensajes : 21

Character Info
Nivel: 3
Experiencia:
320/386  (320/386)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: An Unexpected Adventure

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

aeon :: Offline :: Trash Can :: Jairen

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.